LA HISTORIA DE UN SUEÑO

Corría el año 1985 y los que formábamos parte del directorio de la metalúrgica COMETAL, analizábamos la posibilidad de embarcarnos en una nueva empresa, con el objeto de invertir las utilidades de la metalúrgica. 

 

Empujado por mi preparación profesional de Maestro Tornero, luego Técnico Mecánico, y por último Ingeniero Electricista, orienté mi búsqueda al sector automotriz. Estaba convencido de que conseguir la concesión de Renault Argentina podía ser una gran oportunidad, por cuanto en la zona solo funcionaba (Renault) como agente de la filial de Renault en Comodoro Rivadavia. 

 

En ese momento funcionaban en el país tres fábricas de autos, AUTOLATINA, SEVEL y RENAULT ARGENTINA. Las dos primeras estaban representadas en la zona por concesionarias particulares, pero Renault Argentina funcionaba como agente (o sucursal) de una filial externa.

 

Frente a tal situación, y viéndome recién restablecido de un importante accidente automovilístico, comence con un tráfico de insistentes llamadas telefónicas y cartas comerciales a varias oficinas de Renault de Buenos Aires y Córdoba, hasta que finalmente logré que me diera una audiencia el entonces Gerente Comercial de Renault Argentina, en las oficinas de Renault en Buenos Aires. 

 

A riesgo de pecar de falsa modestia -o soberbia-, debo admitir que la energía y convencimiento que puse en mi gestión personal ante el Gerente Comercial de Renault, sumado a mis antecedentes como funcionario provincial jerárquico durante 15 años, tuvieron un alto poder de convencimiento, al punto que regresé a Trelew con al aprobado verbal, permitiéndonos comenzar con las obras que debíamos realizar, y que demandarían un tiempo superior a un año.  

 

Mientras comenzaban y avanzaban las obras se redactaron los estatutos y se formó la nueva sociedad con el nombre de AUTOSUR S.A. El nombre se inspiró en la aspiración de alcance que teníamos para nuestra nueva empresa: la Patagonia.

 

AUTOSUR S.A. comenzó a funcionar como concesionaria de Renault Argentina en el mes de Mayo de 1988 y yo representaba la presidencia. 

Desde el primer día insistí en implantar como paradigma la vocación de servicio. Mi intención y propósito era que esa frase se hiciera eje central de nuestra misión.

 

Casi 27 años después, puedo decir con satisfacción, que sigo trabajando todos los días para cumplirla.

 

Ing. Juan Pedro Harislur

 

 

 

 

 

 

En que podemos ayudarte

 

Ver gama completaVer las promocionesSolicitar asesorBuscar concesionario

 

Vivi con Renault